Tipos cables y sus usos

Los conductores eléctricos tienen el propósito de llevar la electricidad. Por esto, es importante saber cómo
elegirlos de acuerdo a la necesidad que se presente.


Los cables están compuestos por uno o más hilos y por “el aislamiento” que cumple la función de recubrirlo
para que la corriente eléctrica no circule fuera. Además, tiene una capa de relleno que es un material que
conserva la forma circular del conjunto. Finalmente se observa a la cubierta que lo protege del sol, lluvia o
cualquier efecto externo.


Existen distintos cables, entre ellos está el Flexible THW, caracterizado por ser resistente a la propagación de
incendios, sirve para instalaciones comerciales, industriales y domésticas. Es resistente al calor, humedad,
aceites y grasas, además, de evitar daños de asilamiento.


Otra alternativa es el Gemelo SPT que tiene dos cables que son paralelos entre sí, generalmente son utilizados
para las conexiones de electrodomésticos, extensiones y colgantes.


Los Concéntricos son otra opción, usados para lugares directamente enterrados en ductos o al aire libre. Entre
sus beneficios, se destaca que reducen el daño físico del conductor durante la instalación y montaje.


Finalmente se encuentra el Conexión a tierra, que garantiza que ante cualquier falla de aislamiento todo el equipo
eléctrico descargue la corriente a tierra sin afectar al técnico y evitar cualquier percance.


Todos estos cables cumplen distintas funciones y ayudan a ejecutar operaciones ligadas a la construcción e
instalaciones. Es fundamental tomar en cuenta, que estos productos cuenten con certificaciones que respalden
su calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.